¡Bienvenid@!

Bienvenid@ a Shinobi Sensu. Sé participante de una nueva era de conflictos que azotan el mundo shinobi desde finales de la Cuarta Guerra Ninja. Treinta años han pasado desde entonces y las alianzas ya no existen, mientras que Akatsuki emerge lentamente como la amenaza que fue en el pasado. Escoge tu aldea con cuidado y prepárate a pelear. La gran batalla está cerca...



¡Conectate!

Ingresa con tu nick, Nombre y Apellido, se admiten iniciales.

Kages y Líderes


Sin Información
Hokage | Vacante
Últimos temas
» Darker Than Black Rol | Nuevo Foro | Apertura | Elite
Vie Abr 19, 2013 9:49 pm por Invitado

» Misión D: Guardián del Suburbio
Jue Abr 18, 2013 4:33 pm por Enma

» Zero no Tsukaima (Afiliación élite)
Jue Abr 18, 2013 2:55 pm por Invitado

» Misiones: Adhal
Jue Abr 18, 2013 2:00 am por Bagashama Hiromi

» Taller Hourichi
Miér Abr 17, 2013 5:23 pm por Natsuki Horiuchi

» Misiones de Enma
Lun Abr 15, 2013 8:16 pm por Oni Shiro

» Una vez más... sólo que esta vez será breve. (?)
Dom Abr 14, 2013 3:50 pm por Natsuki Horiuchi

» Armas y equipo de Natsuki Horiuchi
Dom Abr 14, 2013 6:18 am por Natsuki Horiuchi

» Tienda de Armas
Dom Abr 14, 2013 5:51 am por Natsuki Horiuchi

» Taller Marionetista y Destilería: Adhal
Dom Abr 14, 2013 3:40 am por Adhal




Afiliados Élite















Créditos&Copyright

Skin diseñado por Skaôi de SourceCode con gráficos de Yūutsu-fū y edición de Gensô Dokuhebi. - Slideshow de PYRITE WOLF.--------------------- Tablillas de RANMA.----------- Skin aplicada el 20/12/12.------------- ---------- Gracias a los diseñadores de SourceCode por permitirnos hacer uso de su trabajo.

Formando lazos necesarios... o no tantos.

Ir abajo

Formando lazos necesarios... o no tantos.

Mensaje por sickjackeNz el Mar Sep 25, 2012 3:21 pm


El sol se dejaba caer por detrás de las altas colinas que rodeaban a la aldea, tiñendo los campos de arroz de un anaranjado tono que todo lo cubría y daba la señal de que un nuevo día en aquel país estaba llegando a su final.

Así era para la gran mayoría de la fuerza anónima conocida como aldeanos, pero el día sólo comenzaba para otros, dentro de aquellos noctámbulos se encontraba Ezreal, quien después de aquel peculiar encuentro con la Otogake y quien parecía ser su mano derecha, Hideyoshi lo había llamado, había sido informado de que ahora pertenecía al primer equipo de la aldea y que estaría bajo el mando y cuidado de otro Chunnin. Algo que no le agradaba del todo debido a que su superior sería una persona de un rango más alto que él, pero quién sabía, quizás el sujeto tenía experiencia en el tema, claramente más que Sick.

Era mejor acatar las órdenes y cual fiel sirviente seguir al pie de la letra los mandados ordenados por la cabeza de la aldea, no le quedaba otra... El lugar pactado para el encuentro era una de las tantas zonas de entrenamiento que la aldea poseía, ubicada esta en las cercanías de los interminables campos de arroz donde yacía la economía del país. Allí se encontraba Ez, por un largo camino de tierra que con cada paso levantaba polvo manchando sus botas y produciendo un pequeño sonido con las piedras bajo sus pies que golpeaban la suela de metal de las mismas.

A cada costado del camino no se veía más que interminables planicies que en realidad no eran más que enormes piscinas repletas de plantas de arroz que por las mañanas los agricultores se preocupaban de mantener en su mejor estado para producir un producto de óptima calidad. El lugar al que debía acudir se encontraba en lo más alto de una de las lomas que se desde su posición actual se podía ver a lo lejos, como un pequeño cúmulo de tierra apilada para formar aquel sitio. En lo alto, incluso desde aquella distancia era imposible no ver aquel gigante y helénico Sauce, cuyas ramas se meneaban al compás del viento.

La Luna comenzaba a reclamar su botín de guerra tras haber vencido al imponente Sol, dando paso a la fría noche de Otogakure, liberando el olor a especies y fragancias indescriptibles que se desplegaban con el rocío nocturno. A un par de metros, en el interior de los campos a la derecha del camino, una pequeña choza desprendía olor a madera quemándose y algo que parecía ser una rica sopa de pescado, cocinándose al calor de la hoguera, lo que despertó su estómago con crujidos y retortijones que le recordaron al joven Ez que no había cenado ni tampoco almorzado. Decidió apresurar el paso para alejarse lo más pronto posible de aquel calvario que su estomago lo hacía vivir al sentir ese exquisito olor a pescado.

Atrás había quedado el olor y el camino de tierra, ahora estaba frente a los pies de la colina que en su cima tenía el campo de entrenamiento y el viejo Sauce. La pendiente era empinada y el pasto estaba húmedo, como era de esperarse, por lo que la subida se dificultaba un poco, así que haciendo algo de equilibrio éste subió tratando de no resbalarse y terminar dentro de alguna piscina o en el lodo. Con cada paso que daba la punta del Sauce comenzaba a desaparecer para dar paso al tronco y el resto del mismo, era señal de que ya estaba cerca de la cima.

Finalmente y tras unos breves minutos, llegó a su destino.

El lugar era inmeso, era como una planicie más de las que había allá abajo, sólo entonces dimensionó el gran tamaño de colina. El lugar era silencioso, no había nadie más que él ... y el Sauce que lo saludaba con el viente escabulléndose entre las ramas y las hojas. Frunció el ceño al darse cuenta que era el primero en llegar y que... ahora, debía esperar a quienes fuesen los que debían llegar. Caminó hasta el Sauce que se encontraba a un par de metros de la pendiente por donde había subido Ezreal y se sentó en el césped, recostando la espalda en el áspero tronco del árbol, no era lo más cómodo, pero era mejor que esperar de pie.

― Espero no tener que esperar demasiado, sino.. simplemente me largo... ― Lanzó al aire, casi hablándole al Sauce como si esperara una respuesta del único acompañante que tenía por el momento. No sonaba tan descabellado el hablarle a un árbol, después de todo... tenía una conexión única con ellos.

sickjackeNz
Ninja Caído
Ninja Caído

Masculino

Senju

Ninjutsu

Doton Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 13/08/2012
Edad : 28
Localización : En un mundo por encima del de ustedes.

Tu ninja
Ryous: $250

Volver arriba Ir abajo

Re: Formando lazos necesarios... o no tantos.

Mensaje por Invitado el Miér Sep 26, 2012 1:10 am

El sol se dejaba ganar su constante lucha para dar paso a la propicia noche donde la Luna tomaba el control; el claro atardecer se fusionada con la eterna oscuridad de la noche dando así paso a un tono anaranjado que tomaba cualquier lugar de los inundados campos de arroz del país. Debería suponerse que todos los habitantes del país deberían estar dentro de sus hogares en los cálidos brazos de sus familiares, mas siempre hay excepciones, y, entre estas estaba en joven Akeru. El había sido informado por medio de una sutil carta que a partir de ese día estaría dentro del equipo numero 1 de Otogakure no sato; un orgullo para este ser elegido para el principal equipo de toda la nación. La reunión se llevaría a cabo esa misma noche más aun no estaba preparado lo que esperaba para ir a conocer su nuevo equipo para demostrar sus habilidades y quizás quien quite entablar una amistad.

Una solitaria casona a las afueras de las regulares zonas de viviendas de la aldea se encontraba el joven Akeru, desnudo saliendo de un baño. Sus pasos aun húmedos quedaban marcados en el madero del suelo mientras se dirigía hacia un como lecho donde estaban sus ropajes lanzados esperando ser tomados por este; y, así fue. Se vistió en un abrir y cerrar de ojos. Salió de aquella habitación yendo hacia la sala principal donde el ruido de la madera siendo quemada rompía el silencio de la noche; el constante sonido como de chispeo de la madera siendo quemada en lo que era una chimenea con unas rejillas y sobre esta una olla de gran tamaño. Ya debería estar listo… Murmuro el joven con el cabello aun húmedo mientras iba hacia aquella olla, con una especie de paño a mano. Se acerco y procedió a abrirla dejando así escapar el aroma a sopa de pescado; sumamente delicioso, tanto que la boca de Akeru se hizo agua literalmente tras respirar aquel perfume proveniente de lo que sería su cena. Se acerco a una mesa tomando un plato con hondo y una paleta con fondo procediendo así a servirse su cena. Delicioso… Exclamo el chico mientras incluso cerrando los ojos aspiraba el olor a una de sus comidas favoritas.

Tomo el plato con firmeza para salir por la parte trasera de su casa dejando así la “cocina” encendida mientras que el hedor a pescado tomaba toda el área que rodeaba la choza; un hombre paso por al lado de esta. Akeru le miro aunque no tan detenidamente, se encontraba detrás de la casa así que no lograba verle del bien, tan solo miraba su blancuzco cabello y como continuaba fiel a su caminata. La sorpresa del peli-negro fue cuando noto que el caballero se iba directo a la zona donde estaba pautada la reunión, quizás era uno de sus compañeros. Aun con su plato de sopa, tomo un sorbo de esta mientras marcaba de igual manera paso hacia la zona de entrenamiento donde se encontrarían los del principal equipo de la aldea. Su paso aunque algo separado del del joven además de que no estaba detrás sino a un lado de este, fue detenido para beber otro sorbo de su cena. Continuo caminando para llegar por la parte trasera de un gran sauce, era conocido por una antigua leyenda –no estamos para contarla- de este. Nuevamente bebió de su sopa mientras escuchaba las palabras de aquel hombre. Espero no tener que esperar demasiado, sino.. simplemente me largo... Akeru rodeo el árbol al escuchar esto y se detuvo al quedar exactamente al lado izquierdo del chico dándole la espalda al camino por el que se llegaba al campo de entrenamiento.

No tendrás que esperar mucho… Indicó el Uchiha mientras bebía nuevamente de su amada sopa de pescado con una especie de sonrisa de grandeza, como si se sintiera a gusto al saber que estaba al lado de uno de sus nuevos compañeros y que faltarían otros por llegar, después de todo estaba solo desde la ida de Chung.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Formando lazos necesarios... o no tantos.

Mensaje por Kyuketsuki Kuroi el Miér Sep 26, 2012 3:05 am



Una melodiosa armonía invadió pronto aquella colina donde habían acordado encontrarse. Era un momento importante en la vida de aquel shinobi, ya que en un solo año había pasado de ser un pordiosero a convertirse en el líder del primero equipo ninja de la aldea del sonido. Aparentemente, dicha recomendación había venido de la mano de su compañero Oz, quien había informado a la Otokage del papel de líder que había jugado este al salvarle la vida de manos del Mizukage, ofreciéndose a si mismo como carnada, pero pudiendo escapar al fin.

A medida que Soki (diosa de la luna) asomaba en el horizonte y se erguía orgullosa sobre el cielo, la silueta del flautista podía comenzar a distinguirse. El mismo caminaba sin mucho apuro y sin parar de entonar su melodía, era una especie de concierto con la cual le daba la bienvenida a sus compañeros. No demoró mucho en llegar a la posición de los otros dos jóvenes, un glotón y un amargado, por lo que podía ver a simple vista. Pero aquellos también podían hacer sus prejuicios. El vampiro, alto, colmillos en punta, profundos ojos añiles, la mitad izquierda de su rostro completamente vendada a excepción de su ojo, cabellera y boca, de sobre todo largo y negro...tampoco parecía ser una persona peculiar.

- Saoki nos sonríe, compañeros míos. Mi nombre, es Kyoketsuki Kuroi, pero podéis decirme como os de la gana. No es molestia. Me gustaría también que os presentaras. - Su amabilidad y sus modales eran exquisitos. Tal era su emoción que había hecho caso omiso al hecho de que uno de los miembros del equipo no se encontraba en ese momento. Les dio tiempo a ambos de responder a la interrogante para a continuación agregar - Bueno, me gustaría que nos conociéramos un poco más si no os molesta. Soy un amante apasionado de los libros, por lo que cuando me tengáis que hacer un obsequio, ya sabéis lo que podréis obsequiarme. Detesto por sobre todo cuando las personas actúan de forma ignorante, tonta, impulsiva o irrespetuosa...así que si alguno de ustedes cumple con estos requisitos, por su bien les recomendaría que se fueran. - bromeó un tanto en serio, pero aún así en verdad. El pretendía ser amable con ambos jóvenes, pero no dejaría que le tomaran de el pelo y pasaran por encima su título.

Nuevamente escuchó lo que aquellos jóvenes tenían para decir y dedicó una mirada al cielo, para corroborar que el tiempo de espera estuviese justo a pasar. - Bueno, ¿Alguno de ustedes sabe que es lo más importante cuando se forma parte de un grupo como este? - preguntó ahora dándole las espaldas a sus alumnos y caminando hacia la dirección desde la que había venido, aquello no era más que un pequeño lapso de tiempo para darle la oportunidad a aquellas personas de contestar, bien, o mal, su pregunta. - Las habilidades individuales. No importa que tan buenos sean trabajando en equipo, cuando estamos allá afuera y se trata de sobrevivir, serán nuestras habilidades las que nos darán menos o más chances de sobrevivir. Generalmente, estas habilidades se ponen a prueba en casos extremos...estáis en su día de suerte, ya que hoy os tomaré la prueba para formar parte de un escuadrón ninja. La consigna será la siguiente; Sobrevives, apruebas. Mueres, desapruebas. ¿Se entendió?...para sobrevivir, deberán luchar contra sus respectivos oponentes y derrotarlos...mucha suerte a ambos. - Rió de forma sarcástica antes de comenzar a tocar su ocarina y entonar una veloz tonada.

Pareció arte de magia, ya que de a poco comenzaron a materializarse dos figuras frente a cada uno de los jóvenes. Frente al peliblanco, se dio a conocer la figura de un inmenso caballero oscuro de entre tres y cuatro metros de alto, sosteniendo una gigantesca espada en sus manos. A la derecha, frente al glotón joven, se materializó un joven del mismo tamaño de el, misma vestimenta y mismo cabello, manteniendo su cabeza gacha. Bruscamente levantó la misma, y dejó apreciar que el rostro también era igual al de ese joven, con la excepción de que tenía sus ojos y boca cocidos con hilo.
No dio tiempo a que estuviesen anonadados por demasiado tiempo, ya que casi al instante aquella figura negra y enorme que cargaba su espada, alzó la misma por sobre su cabeza y dejó caer un corte vertical sobre el muchacho de cabellera claro.

Mientras tanto, el otro joven de la boca cocida, se agachó e hizo bruscamente un barrido en el suelo, para hacer perder el equilibrio a su oponente y luego lanzarse sobre el para apuñalarle con las garras que tiene en su brazo. El peliblanco clavó sus ojos en ellos, observándolos segundo a segundo. Esperaba que cumplieran con sus expectativas.
avatar
Kyuketsuki Kuroi
Ninja Caído
Ninja Caído

Otogakure

Masculino

Aldeano

Sin Clan

Genjutsu

Fuuton Mensajes : 415
Fecha de inscripción : 12/08/2012

Tu ninja
Ryous: $ 19000

Volver arriba Ir abajo

Re: Formando lazos necesarios... o no tantos.

Mensaje por sickjackeNz el Miér Sep 26, 2012 9:31 pm

Cerró los ojos para dejar sentir la fría brisa que recorría el lugar, acariciando su rostro con cada soplido de Eolo. Estaba tan cómodo sentado a los pies del viejo Sauce que se relajó como no lo hacía hace días, quizás meses o toda una vida.

Sus ojos le pesaban, hace días que no lograba conciliar el sueño. Un malestar que padecía que cada cierto tiempo le recordaba que aún era humano, que aún vivía. Por unos instantes abandonó todo pensamiento que revolvía su cabeza y se entregó a ese letargo que el momento le había regalado. Nada dura tanto tiempo, y como era de esperarse algo tenía sí o sí que irrumpir aquel nirvana en el que estaba próximo a ingresar. Un ardor en su piel, como si ésta estuviese quemándose, se metía por sus poros para adentrarse en su cuerpo hasta lo más profundo de su ser y sentir como si algo se alojara en su estómago, pero que no pretendía quedarse por mucho tiempo. No, aquello que se había instalado dentro de él ahora quería salir y como si unas afiladas uñas rasgaran el interior de su cuerpo, sentía que se iba a desmayar. Pero esto iba más allá de un simple malestar estomacal, que quizás era producto de la falta de comida que provocaba que sus jugos gástricos se estuviesen comiendo su estómago, no.. esto iba de más adentro, como si el último de sus átomos se estuviera retorciendo.

No fue aquella sensación lo que lo hizo abrir nuevamente sus ojos, a pesar de que se le dificultaba hacerlo. Una voz quebró el silencio del paraje, la cual se introdujo por sus oídos y caló hondo en su interior, avivando su malestar. De golpe abrió los ojos y vio junto a él a un joven de estatura promedio que se veía bastante más joven que Ezreal, bebiendo sopa y mirándolo sin pronunciar palabra alguna más que las con que se presentó.

― ¿Quién er... ― Sus palabras iban en búsqueda de una identidad, pero cesó al oír en las cercanías una melosa melodía que se hacía más fuerte y presente con cada segundo que pasaba. Cautivaba los sentidos aquella notada que invitaba a simplemente sentarse a escucharla y no atreverse a interrumpir tal concierto. Pero...¿De donde venía la música? ¿Quién era su intérprete? ... Preguntas que no tardaron en ser contestadas. Por el mismo sendero que había subido él ahora aparecía un tercer sujeto en escena, un tipo extremadamente delgado y pálido como la porcelana llevaba en sus manos un objeto que debía ser aquel instrumento que emitía tal música, con un leve contacto con su boca, como cual amante besa a su amada.

El sujeto, para desgracia de los presentes, dejó de tocar su instrumento que a simple vista parecía ser una Ocarina o algo parecido. Kyoketsuki Kuroi fue como se presentó, identificándose como un miembro del grupo, más no si era un compañero o el líder del grupo. Pero solicitaba que los presentes dijeran sus nombres, así que simplemente Sick aclaró su garganta suavemente y poniéndose de pie lo miró. ― Ezreal Dieu Le Veut ... ― Informó a los contertulios, pero no quiso ahondar más en sus gustos o pasatiempos, no por ahora.

Ahora quedaba todo claro, aquel sujeto era el líder del grupo.. cosa que sorprendió un tanto a Ezreal, ya que aquel sujeto, Kuroi, no debía ser mayor que él en edad. Pero eso sólo demostraba que la edad y la experiencia en este mundo no van de la mano, no al menos siempre. Continuó en su discurso dando a entender pequeños puntos que debían ser aclarados desde el primer encuentro para evitar malos entendidos en el futuro.

Nuevamente, nada era tan bueno ni menos gratis.

Cerró su discurso de introducción informando a Ezreal y al joven que estaba parado junto a él, que seguía bebiendo de esa sopa que lucía exquisita. Vivir o morir, la cosa estaba clara. Sin decir más, retomó su música, pero ahora esta era diferente, no era la misma melodía melosa tan agradable al oído, no, ahora era una veloz tonada que parecía el sonido de tambores de guerra que anunciaban sangre y buitres. Frente a los jóvenes unas estelas de humo comenzaban a aparecer a la vez que poco a poco las mismas iban tomando forma, materializándose. Ezreal, llevando un pie atrás, adoptó una posición que le diera mayor movimiento en caso de tener que realizar un movimiento brusco.

Frente a sus ojos, una figura enorme se presentaba adquiriendo un gran tamaño, hasta adoptar la forma de una gigantesca armadura oscura que sobrepasaba por 1 o 2 metros al rubio. Era.. imponente, sobretodo con aquella tremenda espada que dejó caer al suelo rompiendo el mismo y provocando un leve estruendo en el lugar. A la izquierda de Ezreal, frente al joven pelinegro otra figura se materializaba, pero esta era de menor tamaño, pero no por eso debía ser menos amenazadora. Era una copia exacta del tipo de la sopa, pero había algo que llamó poderosamente la atención de Sick... su rostros. Ojos y boca vendados, ¿Qué se traía entre manos el sujeto? No había tiempo de ponerse a pensar en ese tipo de cosas, lo importante ahora era evitar ser asesinados.

A lo lejos, el último rayo de sol se preparaba para abandonar el lugar, y como si apagaran una vela, dejando todo a oscuras por unos segundos. La noche reclamó lo que cada día era suyo por escasos segundos, el mundo. La Luna se asomaba entre las colinas que habían visto caer al Sol y la luz paulatinamente volvía a reinar, pero claro.. ya eran prisioneros de las criaturas de la noche, criaturas que ahora.. tenían frente a él. Un rayo de Luna golpeó a los jóvenes por la espalda, bañándolos y dando la señal que la contienda debía dar inicio.

Aquella bestial figura frente a Jackenz, blandió su espada por encima de su cabeza y sólo en ese instante tomó conciencia del tamaño de aquella cosa, parecía la mano de dios que estaba dispuesta para aplastarlo. En la posición en la que se encontraba y dada la corta distancia entre ambos no había posibilidad de un escape con un movimiento hacia atrás... no, no era la mejor opción. Su corazón ahora bombeaba sangre y adrenalina por todo su cuerpo, encendiendo cada músculo de este, impulsándolo a moverse sin siquiera pensarlo, la derecha fue su primera y única opción por el momento, era su espíritu de supervivencia quien actuaba por él. El movimiento de la espada fue tan veloz y potente que no alcanzó a moverse más allá de un par de centímetros al esquivar el golpe, provocando que la ráfaga de viento causada le mandase a volar su gorro.

Casi se congela de la impresión, primera vez en su vida que estaba en un riesgo así y no había tiempo para dudas ni segundas oportunidades. Aprovechando que la espada golpeo el suelo y se enterró un par de centímetros en la tierra, corrió por la misma dirección que estaba para alejarse unos 5 o 6 metros de distancia, no podía seguir corriendo, debía volver a fijar su vista en la monstruosidad que casi lo parte en dos, y para además.. clavar también su mirada en lo que ahora ocurría con el otro joven que debía estar igual o más complicado que él. Era hora de probar el poder que corría por sus venas, pero no podía revelar de inmediato sus movimientos, así que realizó una secuencia de tres sellos, manteniendo el último, expectante a todo lo que estaba ocurriendo y que estaba por ocurrir.

Movimientos:
Jutsu Oculto

sickjackeNz
Ninja Caído
Ninja Caído

Masculino

Senju

Ninjutsu

Doton Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 13/08/2012
Edad : 28
Localización : En un mundo por encima del de ustedes.

Tu ninja
Ryous: $250

Volver arriba Ir abajo

Re: Formando lazos necesarios... o no tantos.

Mensaje por Invitado el Jue Sep 27, 2012 12:21 am

La vista de Akeru se fijaba en los cerrados ojos de aquel chico de cabellera casi platinada; esperaba que los abriese y así fue, dejo notar sus llamativos orbes verdes que inmediatamente captaron la curiosidad de joven Uchiha, sin embargo sentía algo en su interior, quizás una especie de sexto sentido que tendría más que ver con ese sujeto de lo que esperaba, como si el destino le intentara indicar algo en ese instante. El ojos rojos alcanzo a sus labios de nuevo aquel apetitoso platillo de sopa de pescado, bebiendo nuevamente un poco de esta –La cual ya se estaba acabando- mientras continuaba viendo a el hombre algo descuidado de apariencia fácil de notar por su barba ya algo visible. Aquel se dedicaba por fin a denotar unas cortas palabras; ¿Quién er… fue todo lo que en aquel instante se logro entender pues fue interrumpido. Una nueva presencia se hacía notar desde la distancia, acompañaba de esta un melodía que se hacía fuerte conforme aquella figuraba se acercaba, los últimos rayos de luz dejaban notar a duras penas su contextura delgada. La cautivadora melodía continuaba, a su vez Akeru se dio vuelta para quedar viendo fijamente a la persona que tocaba la música. La persona se acerco lo suficiente dejando confirmar que su contextura era fina, delgada y alta –armonizada por unos profundos ojos añiles, sus colmillos podían notarse aun más de lo que se le notaba a una persona normal, pero una rara peculiaridad, la mitad de su rostro izquierda a excepción del ojo totalmente vendada, quizás había tenido un accidente. Saoki nos sonríe, compañeros míos. Mi nombre, es Kyoketsuki Kuroi, pero podéis decirme como os dé la gana. No es molestia. Me gustaría también que os presentaras. - ¿Que era aquello de Saoki? Realmente Akeru no denotaba de unos estudios envidiables, tan solo tenia conocimientos básicos como todo gennin de Otogakure no sato, de igual manera una vez escuchado las manifestadas palabras de aquel hombre procedió a responder, mas sin embargo antes de que lograse indicar su nombre el caballero a su lado quien se levantaba del sucio suelo lo hizo primero. Ezreal Dieu Le Veut... Akeru tan solo le miro de reojo mientras sonreía de manera burlona, su nombre le parecía sencillamente gracioso, como si de un payaso se tratara. Kirasagi Akeru… Exclamo el chico a su vez que inclinaba su rostro un poco mientras pronunciaba su nombre con lentitud y sutileza, no todos los días tenía el gusto de decir su nombra y que las palabras quedasen grabadas por el resto de los días en aquellas personas, pues esperaba ser una ficha importante en el equipo numero uno.

El tercer sujeto; Kuroi dedico nuevamente otras palabras a los allí presentes. Indicaba que le gustaría el hecho de conocerse un poco más a sí mismos, además revelaba que este era amante de los libros y a lo que lectura se refiere. Además también denuncio lo que le detestaban las personas arrogantes, tontas, irrespetuosas, y para el problema de Akeru las impulsivas, el hombre en una actitud seria aunque con tono de “burla” indico que quienes tuviesen alguno de aquellos requisitos se retiran mas sin embargo, Akeru estaba seguro de que podía controlar sus impulsos asesinos, después de todo sucedió solo si bebía sangre. Akeru acerco de nuevo el plato de sopa a sus fosas bucales para ingerir nuevamente su cena, sin embargo mientras lo hacia Kuroi hacia una introducción de lo más importante cuando se formaba un grupo como aquel. Y sobre todo después de la introducción vino la oración completa junto a todos sus puntos y comas; Akeru tan solo bebía de su cena que estaba por acabarse mientras oía atentamente. Generalmente, estas habilidades se ponen a prueba en casos extremos...estáis en su día de suerte, ya que hoy os tomaré la prueba para formar parte de un escuadrón ninja. La consigna será la siguiente; Sobrevives, apruebas. Mueres, desapruebas. ¿Se entendió?...para sobrevivir, deberán luchar contra sus respectivos oponentes y derrotarlos...mucha suerte a ambos. ¿Qué demonios sucedía? Deberían luchar en ese momento, para suerte del Uchiha su sopa había culminado y con ella la mano derecha de Akeru fue llevada a su espalda sacando una especie de garras ninjas aunque de menor tamaño puesto estaban dobladas. “Si de luchar se trata…” Pensó el joven ojos rojos cuando procedía a dejar caer la cola del guante dejando mostrar su tamaño además de terminaciones metálicas; sin mediar palabras se lo puso mientras que al mismo ritmo de esto Kuroi retomaba su melodiosa canción, aunque era diferente, se trataba de una menos agradable y gustosa; era veloz como si el sonido de la guerra misma se tratase. Frente a ambos hombres unas estelas de humo comenzaban a aparecer a la vez que poco a poco las mismas iban materializándose. Akeru movía toda su mano tratando de “amoldar” los guantes, le quedaban perfectos mas era la primera vez que los usaría en una batalla real. Para su sorpresa; en sus narices aquella figura era similar a su tamaño, tenia inclusive la misma contextura mas sin embargo fue continuando moldeándose hasta dejar ver… a Akeru, se trataba de una especie de copia exacta, con la única diferencia de que tanto sus ojos como su boca estaban vendados… algo tétrico según el mismo Uchiha, a su lado en cambio la figura de un enorme hombre de casi 4 metros aproximadamente acompañado de una gigantesca espada y una dramatizada armadura oscura. Lo único seguro en aquel instante es que ambos; tanto Akeru como Ezreal se las verían duras con aquellos sujetos.

La luna hacia completamente su aparición entre las colinas del país del arroz, el sol había caído totalmente con la fría dama de la noche, tal cual hombre se sucumbe a las seducciones de una hermosa mujer. El primer rayo de la luna golpeo a los dos hombres por su espalda; la batalla había comenzado. La distancia entre Akeru y su “clon” era mínima, no más de 5 cinco metros. Los rojizos ojos de Akeru dejaron notar como una especie de aspa giratoria surgía entre estos a su vez que su plagio de la boca cocina se agacho y realizaba un brusco barrido en el suelo esperando claramente tumbar a Akeru. Para maravilla de el Uchiha su nueva “visión” le permitía el ver aquellos movimientos alrededor de 10% más lento de lo normal, acción que le permitió reaccionar de peculiar manera. Arremetió con una fuerte corrida hacia su contrincante solo que introduciendo ambas manos entre unos bolsos a sus lados, sacando así una especie de hilos ninjas. El impacto entre ambos sería justo, parecía ser que el espantoso clon de boca y ojos cocidos lograría apuñalear al chico con unas garras similares a las suyas, mas para su sorpresa al estar a menos de un metro, el Akeru real realizo un salto donde “soltó”-Sin soltarlos, solo los dejo caer de manera floja- de cierta manera aquellos hilos ninjas, esperando que estos hubiesen amarrado a su contrincante, esperaba que aquello hubiese sido todo un éxito, mas sin embargo debería también haber estado atento de su compañero Ezreal y aquel caballero oscuro a quienes había olvidado por completo.


Leeme!:

Sharingan de un aspa:
Otorga un bonus de 10% en reflejos.
2 en el atributo común de Fuerza.
1 en el atributo común de Velocidad.


Kami no Te [Mano de Dios] puesta.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Formando lazos necesarios... o no tantos.

Mensaje por Kyuketsuki Kuroi el Jue Sep 27, 2012 2:00 am

Ambos dieron sus nombres casi al unísono, descartando la posibilidad que tenía el vampiro de deducir los clanes de sus compañeros de equipo. Poco le importó, ya se daría cuenta de eso más adelante, ¿Verdad?. Fuese como fuese, había comenzado a tocar la ocarina, y los demonios que se encontraban bajo su control comenzaron su ofensiva. Era muy difícil mantener su atención en ambos jóvenes a la vez, y a decir verdad, esta técnica de control de demonios era relativamente nueva, más aún, era la primera vez que la utilizaba en combate contra alguien, por lo que intentaría acostumbrarse a estar observando las dos partes de la pelea al mismo tiempo.

La réplica de los ojos vendados y la boca cocida, yacía con sus brazos inertes, caídos hacia adelante y manteniendo sus piernas semi-flexionadas y su torso hacia adelante. Inclinó un poco su cabeza hacia la derecha al observar el campo de los ojos de aquel joven, pero no lo condicionó de mantener su ofensiva. [Uchiha...es raro que alguien de ese clan no lleve con orgullo su apellido.] pensaba el peliblanco a medida que recordaba las técnicas que Jishin era capaz de utilizar. Aquello no impidió que el pequeño demonio continuara con su ofensiva, pero se vio fácilmente evitado por la velocidad de reflejos que tenía el Uchiha. Aquel utilizó su destreza o instinto de shinobi para lanzarse a la carrera contra el demonio...¿Quién corría derecho hacia un ser que era idéntico a uno, pero con la boca cocida y los ojos vendados? Viera por donde lo viera, no parecía ser una idea inteligente. La velocidad del demonio superaba en creces a la velocidad del uchiha que le hacía frente por lo que lo que sucedería a continuación era simple cuestión de física pura. El joven saltó por encima del demonio, pero no sin dejar flojos unos hilos ninja que eran imperceptibles a vista de ojos distraídos, como los uqe llevaba el vampiro en ese momento. Una vez que impactaron, estando el demonio sobre la tierra y el uchiha en el aire, las fuerzas se sumaron y al ser mayor la velocidad del demonio, al uchiha le saldría el tiro por la culata del arma.

Sintió el demonio una fuerza enorme impactar contra él y logrando así detener su movimiento, pero la fuerza que se desplazó por los hilos hicieron no solo frenar al joven que se encontraba en el aire, sino que también lo impulsaron hacia atrás. Guiado por su sentido del tacto, el demonio tomó con sus manos algunos de los hilos que lograba sentir y antes de que su oponente cayera al suelo, tiró con fuerza de los hilos de metal para hacer que el impacto de aquella persona contra el suelo fuese aún más fuerte, sin contar que el cambio de aceleración haría que el chico se desequilibrara en el aire y viese imposible la posibilidad de caer de pie...el estruendo que haría su espalda impactando al suelo sería ensordecedor.
Sin embargo, el instinto depredador de aquel demonio lo guió a correr hacia donde el joven acababa de impactar para saltar sobre el y caer posteriormente con las garras que tenía por dedos directamente en el pecho del desgraciado...si asestaba, sería un golpe mortal.

Más ensordecedor fue el sonido de la espada gigantesca y opaca impactando contra la tierra para hundirse en la misma al menos treinta centímetros. La levantó sin ningún tipo de esfuerzo y lanzó horizontal al aire a medida que aquella persona se alejaba, pero no fue capaz de alcanzarle. Aquel había sido un buen movimiento para un combatiente de mediana y larga distancia, ya que buscaba espacio para atacar, a diferencia del otro joven que era un combatiente de corta distancia y por eso había aprovechado que el demonio se había acercado a él para atacar, esta, y muchas más deducciones eran las que podía hacer el vampiro a medida que transcurría la batalla.

Aún así, el enorme demonio no se quedaría se brazos cruzados observando como su oponente se alejaba. Levantó su pie derecho y con una ira titanica lo dejó descender sobre el suelo a medida que aquel chico comenzaba a hacer sellos de manos. El estruendo que provocó aquel pisotón venía escoltado de un brusco temblor en el suelo, al parecer, por la composición de los cimientos del suelo, y esto, traería como resultado que las manos de aquel chico se entrelazaran al hacer los sellos de manos y tuviese que comenzar de nuevo, al fallar la cadena. Aquel fallo le daba el tiempo suficiente al demonio para dar dos pasos hacia adelante, acortando dos metros en cada paso y a continuación dar un golpe horizontal hacia el oponente (téngase en cuenta el largo de los brazos y la espada, para entender que el ataque llega a destino). Pero este golpe tendría una peculiaridad, el filo de la espada se encontraba dispuesto en sentido vertical, abarcando aquel golpe una mayor superficie vertical pero obteniendo menos capacidad de corte. Dado a que el oponente recién terminaba los sellos de mano cuando el golpe se encontraba en camino, tendría tres opciones; deslumbraros con un jutsu defensivo extraordinariamente rápido, ser golpeado por la espada y recibir un duro castigo o como última opción, saltar para esquivarlo.

Fuese cual fuese el resultado, casi de memoria, el demonio continuaría el golpe y usaría esa misma fuerza para rotar sobre su propio eje, levantar su gigantesca espada y hacerla caer con fuerza, en sentido vertical, a la posición del joven que antes del corte se encontraba frente a el. De esta forma, si su compañero hacía un jutsu defensivo, este segundo corte lo destruiría, y si su oponente saltaba hacia atrás o hacia arriba para evitar el primer golpe, el resultado sería mucho peor.

Los rayos de la luna alumbraban la totalidad del cuerpo del vampiro, dandole un deje de color platinado que se reflejaba en sus ojos a medida que observaba los combates. Aquellos movimientos de los demonios habían sido simultáneos, por lo que si se quisieran ayudar entre ellos, lo tendrían realmente complicado. [Sorprendanme] pensó el vampiro que cerró los ojos por un instante para entregarse a su arte, y a continuación los abrió para observar la respuesta de aquellos...había dos opciones; o esto terminaba rápido, o el entrenamiento sería interesante.
avatar
Kyuketsuki Kuroi
Ninja Caído
Ninja Caído

Otogakure

Masculino

Aldeano

Sin Clan

Genjutsu

Fuuton Mensajes : 415
Fecha de inscripción : 12/08/2012

Tu ninja
Ryous: $ 19000

Volver arriba Ir abajo

Re: Formando lazos necesarios... o no tantos.

Mensaje por sickjackeNz el Sáb Sep 29, 2012 3:55 pm



El golpe había sido esquivado con dificultad pero con un aparente éxito, al menos aquel mangazo inicial. Ezreal corría hacia su derecha huyendo de aquel demonio que clamaba por ver su sangre teñir el césped bajo al luz de a luna. Enfrascarse en un combate cuerpo a cuerpo con aquella cosa no era opción viable para él, sus habilidades de taijutsu no eran las mejores y la fuerza tampoco lo acompañaba como para intentar aguantarle un round. No, su mejor opción era buscar la distancia y desde allí comenzar a escrutar en su mente en búsqueda de posibles estrategias para evitar ser asesinado.

La experiencia en Jackenz en lo que a combates respecta era prácticamente nula, lograr sobrevivir de esta escaramuza estaba dividido entre instinto y mente. Una fuerte ráfaga de viento volvió a sentirse ahora a sus espaldas, la bestia había vuelto a blandir su espada en un intento de cogerlo mientras se alejaba de ella. Era hora de probar sus poderes y ver si aquella información que había recolectado acerca de lo que yacía dentro de él era tan poderoso como lo describían los cuentos y los libros.

Mientras corría alejándose de su verdugo, miró de soslayo al Sauce que dejaba atrás y que se encontraba a no más de dos o tres metros de la bestia. Quizás el demonio no era de lo más ágil, pero por aquel tamaño debería recorrer grandes distancias por cada zancada que diera, así que el tiempo entre cada movimiento para Ezreal se acortaba debido a aquel factor. Al encontrarse a una distancia de cinco a seis metros, giró sobre su propio eje para quedar cara a cara con el caballero negro, al mismo tiempo que comenzaba a ejecutar una cadena de sellos para empezar a probarle al ahora, su líder y a si mismo, que sus poderes eran de temer. Justo al momento de girar y empezar los sellos, la bestia levantó su gigantesca pierna casi al nivel de su pecho y la dejó caer contra el suelo en un estruendo aún más bestial que el aquel provocado por la espada golpeando el suelo.

El estruendo vino acompañado de un movimiento telúrico causado por el golpe de tal magnitud lanzado, provocando que la tierra se estremeciera lo suficiente para no finalizar la secuencia de sellos querida, pero... aquel segundo sello fue mantenido por Ezreal y las cosas no quedaban tan mal para él. No quería tener que utilizar tan temprano aquel jutsu, pero dada las circunstancias era lo único que podía hacer en aquel momento, más que el demonio ahora daba inicio a su arremetida y como había deducido él, la distancia recorrida con tan solo un par de pasos era abismal. Dando uso de su alargada extremidad más el largo de aquella espada, la distancia entre los dos se había reducido al mínimo, si no evitaba ese golpe de la espada que ahora no buscaba cortar, sino destruir cada hueso de su cuerpo en un único golpe destructor.

Era ahora o nunca.

La tierra aún se estremecía, pero ya no era producto de aquel golpe contra el suelo. Ahora se comenzaba a resquebrajar, creando grietas por todo el lugar, con un peculiar sonido que provenía desde las entrañas de aquel cerro. Manteniendo el sello en el que había quedado, dio un salto hacia atrás al mismo tiempo que desde la tierra ahora emergían a una increíble velocidad lo que parecían ser plantas, pequeñas plantas, pero no... debido a la gran velocidad con que estas crecían se dio a conocer que era.. árboles.

Donde antes se encontraba Ezreal y donde iba a caer el golpe, un gran árbol quedó en su lugar, el cual se alzaba por los cielos majestuosamente. La espada dio de lleno en el tronco, triturando la corteza del mismo, pero no lo suficiente para botarlo. En el lugar donde el rubio caía después del salto para esquivar el golpe otro árbol salía desde el interior del suelo, cayendo sobre una rama y elevándose en lo alto del lugar, alejándose ahora del suelo y de aquella bestia. Lo mismo sucedía en todo el campo de entrenamiento, diez robustos árboles de unos seis metros ahora cubrían el lugar, cambiando la geografía del lugar a escalas no tan masivas, pero daba quizás.. una cierta ventaja.

Aquel movimiento no había sido solamente para salvar su propia pellejo, ya que también, aunque en menor grado por supuesto, había estado ojeando lo que ocurría con Akeru, ya que después de todo, desde hace un par de minutos se habían convertido en compañeros y eso creaba un lazo que al menos por ahora, Ezreal no pretendía que fuese cortado. La copia exacta de Akeru había evitado el golpe y ahora el gestor del movimiento se encontraba en el suelo desde hace pocos segundos mientras su homólogo se abalanzaba sobre él en un salto que si no era evitado, desde esa posición en la que el pelinegro se encontraba, sería letal. Uno de los árboles creados por Ezreal se interpuso entre los dos, por lo que la copia de la boca vendada impactaría contra aquel árbol, pero el movimiento no terminaba allí. Cambiando la posición de sus manos, otra cadena de sellos fue elaborada y nuevamente desde el suelo salía algo, pero esta vez no eran árboles completos, sino dos enormes ramas que desde abajo de la copia que se encontraba en el aire sin un lugar en el que apoyarse, salían para entrelazarse entre su cuerpo y aprisionarlo en el aire sin aparente posibilidad de moverse, el golpe había sido certero y por el momento su compañero había ganado algo de tiempo.

― ¡AHORA, TERMINA CON ÉL! ― Gritó desde la cima del árbol en el que se encontraba en dirección de su compañero. Ezreal tenía claro que la velocidad de la otra invocación era más rápida que la con que el que se enfrentaba y si la cosa se prolongaba sería muy molesto que siguiera por ahí, molestando. ― Debemos apresurar esto, he utilizado dos jutsus y ya estoy agotado.. nunca pensé que este poder fuese tan exigente físicamente. Mis reservas de chakra bajaron drásticamente... ― Pensaba mientras tenía su mirada puesta en su compañero y la copia que ahora estaba inmovilizada, pero siempre de soslayo observando al demonio a sus pies, considerando que la altura en la que se encontraba era considerable, el tamaño de esa cosa achicaba todo.

Todo fue en cuestión de segundos, no había brecha para más debido a la complejidad de la escena, Ezreal había ganado un poco de tiempo y quizás una oportunidad para que Akeru terminara con aquella invocación. El pelinegro golpeaba el suelo al instante que los movimientos que Jackenz había ejecutado, un golpe seco se escuchó en el lugar, pero que era silenciado por el movimiento de la tierra siendo desgarrada por los árboles que salían del suelo por todo el lugar, durante una fracción de segundos se mantuvo quieto pero al ver que aquel clon suyo había sido inmovilizado frente a sus ojos. Entonces fue allí que Ezreal, desde la cima del árbol se percató de aquellos ojos, tales jamás habían sido vistos por el rubio. ¿Qué clase de poder esconderían esos ojos carmesí? Pronto habría de ser revelada la increíble velocidad que poseía su compañero, no tardó más que dos segundos en ponerse de pie, sin siquiera haber asimilado el golpe que había recibido para abalanzarse contra el clon que tenía a no más de un metro con su brazo cubierto de un intenso fuego que finalmente dio directo en la cabeza de su clon, provocando seguramente serias quemaduras a su oponente, pero su ataque no cesó ya que dando un pequeño salto utilizando las ramas que sujetaban al ahora aparente inconsciente gemelo pasó por encima de su espalda y realizó una cadena de sellos con una velocidad que no parecía humana. ¿Acaso era todo por esos ojos?

La distancia entre la invocación y Akeru no era demasiada mientras este se encontraba de espaldas al joven que ahora arqueaba su espalda y que desde la distancia que se encontraba de Ezreal, parecía que inflaba su pecho como si fuese a explotar, antes de sobrevolar por completo al cautivo, liberó desde su interior por su boca una inmensa bola de fuego que debido a la distancia impactó de lleno en la espalda de su objetivo. La velocidad con que había realizado todos aquellos movimientos fue casi imposible de poder seguir para la vista de Ez en tan pocos segundos, pero algo estaba claro... los ataques habían sido efectivos y ahora habría que esperar a ver si la invocación desaparecía al disiparse el humo provocado por las ramas quemándose y claro... el cuerpo que seguramente estaba listo para ser usado en alguna barbacoa. Akeru ahora se alejaba un par de metros del lugar de los hechos, esperando a ver el resultado de su ataque, dándoles la espalda al rubio y al gigante que estaba junto a él.

Movimientos:
Jutsu Oculto con variación Revelado:

• Mokuton: Jukai Kōtan
Gracias a éste jutsu el usuario tras utilizar los sellos [Tigre → Serpiente] puede modificar completamente un campo de batalla, ya que le permite crear árboles en cualquier superficie en el que se encuentre. Este jutsu le da una gran ventaja al usuario Mokuton debido a que le permite tener un mayor control respecto a su oponente de la geografía obligando al enemigo a ser más cauteloso. El poder del jutsu varía demasiado dependiendo de la fuerza del usuario. En gennin los árboles que puede crear no abarcan más de un radio de 15 metros en total y además son muy escasos, no pudiendo crear en esos 15 metros más allá de 10 árboles de 6 metros de altura cada uno. En Chunnin el radio se mantiene pero la cantidad de árboles aumenta a 20 pudiendo además controlarlos parcialmente a su voluntad ya que solo podrá manipular las ramas de los árboles más no el tronco o las raíces las cuales solo pueden desplazarse 6 metros y no más. En Jônin el radio abarca 100 metros además de que ahora puede generar un verdadero bosque muy tupido en la zona donde puede mover los árboles a su disposición logrando incluso poder mover el árbol mismo [No las raíces] alcanzando fácilmente los 10 metros con sus ramas y troncos. En Sannin el Senju ha alcanzado tal manejo de su elemento Mokuton que según las historias se utilizó para crear el gran bosque verde del País del Fuego. Aquí el Senju es capaz de cubrir un área de 200 metros de bosque con una altura de 15 metros y más, cada árbol. Donde tiene el control absoluto de cada uno de los árboles pudiendo incluso formar árboles de otro árbol. El límite de alcance es innumerable debido a que a esas alturas se encuentran en un bosque del que no se puede escapar.

• Mokuton: Ni Eda (Dos Ramas):
El suelo se agrieta y desde el interior crean dos bloques de madera que emergen desde el fondo para que atrapen a su enemigo tomándolo por sorpresa. Para mantener activa dicha técnica el ninja que lo ejecuta debe mantenerse en el mismo lugar mientras lo realiza, para compensar esto las ramas puedes ser dirigidas a libre voluntad del usuario mientras no se desplacen más allá de 4 metros que es el máximo posible de alcanzar por ellas.

Movimientos Akeru:

• Hi Mae Geri (golpe Flamígero Frontal); El ninja cubre alguna de sus extremidades con un gran fuego de gran intensidad, luego de eso propina un gran golpe en alguna superficie, el golpe es de gran daño siento capaz de noquear a alguien o dejarlo fuera de combate, es un nintaijutsu usado para dar el "tiro de gracia" a un rival.

• Katon Goryuka no jutsu(estilo de fuego:gran bola real de fuego); Los Uchiha se distinguen por su gran dominio del fuego pudiendo llevar las tecnicas Katon al siguiente nivel, a diferencia de los demas ninjas Katon los Uchiha pueden realizar la bola de fuego como una esfera que avansa grandes distancias rodando como una rueda gigante consumiendo todo a su paso, es mucho mas potente y concreta que la bola de fuego de cualquier ninja Katon, el tamaño de la esfera depende de la cantidad empleada en el jutsu.

Jutsus restantes:
• Ezreal: 3/5
• Akeru: 3/5


sickjackeNz
Ninja Caído
Ninja Caído

Masculino

Senju

Ninjutsu

Doton Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 13/08/2012
Edad : 28
Localización : En un mundo por encima del de ustedes.

Tu ninja
Ryous: $250

Volver arriba Ir abajo

Re: Formando lazos necesarios... o no tantos.

Mensaje por Kyuketsuki Kuroi el Mar Oct 02, 2012 4:43 pm

Los ojos del peliblanco se abrieron como platos al sentir los temblores del suelo y presenciar el nacimiento de los árboles. Aquellos troncos bloquearon la espada de su gigante azabache y no solo eso, sino que terminaron por salir más que lo encerrarían poco a poco en una prisión de árboles que reduciría en gran medida la movilidad de aquella criatura. El caballero oscuro, miró a su alrededor una alternativa para poder continuar con su ataque, y fue así como logró observar que el árbol que se encontraba frente a el, al que le había podido asestar aquel espadazo, se encontraba inclinado hacia un costado.

El gennin pareció distraerse observando alguna acción de su compañero, lo cual fue aprovechado por el gigante. Este pateó el árbol con una fuerza titánica para inclinarlo más aún y entonces correr por sobre el mismo. El árbol, quedó apoyado entre las ramas más gruesas de la copa de otro, por lo que se generó un sostén estático para aquella criatura. A medida que escalaba, lanzó un puñetazo con su mano al chico que se encontraba en la rama del árbol, pero no se detuvo. Siguió su camino hasta llegar a la punta del mismo y saltó con todas sus fuerzas para lograr salir de la prisión de árboles que aquella persona había insistido en formar.

Fue enorme el estruendo que causó aquel caballero de la noche al caer al suelo, volviendo a hacer vibrar la tierra. Se giró y apretó con fuerza el mango de su espada. Elevó sus brazos cual verdugo alza su hacha, y comenzó a lanzar tajos de extrema fuerza y forma diagonal ascendente hacia los árboles, aprovechando de aquella manera no solo la fuerza de sus brazos, sino también la fuerza del peso que ejerce la tierra sobre la gigantesca espada del titan. Así, el primer tajo lamió la madera de uno de los árboles, y segundos posteriores el mismo se precipitó al suelo. Luego de cortar el primero de ellos, entendió que no tenía forma de saber en cual de todos los árboles se encontraba su atacante, por lo que se giró para observar al segundo de los atacantes...

El clon del Uchiha corrió con una velocidad endemoniada hacia aquel que se habría precipitado al suelo. La intención era clara, acabar con él. Sin embargo, del suelo salieron dos ramas que lo atraparon y elevaron en el mismo. La voz del controlador de árboles surcó la noche y pareció despertar los instintos depredadores de aquel joven, quien corrió a una extremada velocidad hacia su propia réplica y le golpeó fuertemente en el rostro, con su puño encendido fuego. El rostro de aquel joven se movió bruscamente hacia un costado por la fuerza del golpe, pero parecía haber más. El Uchiha se elevó en el aire y luego de una serie de sellos de manos de increíble velocidad, lanzó una potente bola de fuego hacia su réplica.

La espada del caballero de la noche surcó el aire con fuerza y golpeo el cuerpo del uchiha con el ancho de la misma (no el filo) como si de una pelota de baseball se tratase. El golpe fue increíblemente rápido por parte del gigante negro, y a espaldas del Uchiha, lo que lo hacía difícil de esquivar.
En ese instante la nube de polvo se disipó levemente y fue posible visualizar la silueta del clon del Uchiha dirigirse a una velocidad muy rápida hacia el minibosque que había logrado confeccionar por el rubio. La criatura corrió en zig zag hacia los árboles, pudiendo hacerse visible la quemadura en su rostro y parte de su cuerpo, haciendo que a medida que corría hacia el bosque, se fuese resquebrajando la piel que recubría el mismo hasta dejar ver su silueta natural.

Dio un gran salto hacia los árboles, y con un sigilo y una velocidad sorprendente desapareció. El gigante negro dedicaba su mirada al Uchiha, fuese cual fuese su posición y agitaba su espada de forma violenta, llamando la atención del rubio que se encontraba sobre el árbol, o al menos eso esperaba. No pasó más de medio minuto hasta que la imagen de aquel silencioso cuerpo se hiciese presente saltando a espaldas de Ezreal y una vez que llegase hasta el, clavaría sus garras sin piedad en la espalda del mismo.

- No se están planteando bien el problema. - Se hizo audible una voz en todo el campo de batalla. Tras los años de entrenar genjutsus, había logrado materializar su voz a travez de un genjutsu simple que poco tiempo demoró. La melodía continuaba con igual violencia que al principio, y frente a los jóvenes, yacían dos implacables bestias con ansias de herirlos.
avatar
Kyuketsuki Kuroi
Ninja Caído
Ninja Caído

Otogakure

Masculino

Aldeano

Sin Clan

Genjutsu

Fuuton Mensajes : 415
Fecha de inscripción : 12/08/2012

Tu ninja
Ryous: $ 19000

Volver arriba Ir abajo

Re: Formando lazos necesarios... o no tantos.

Mensaje por sickjackeNz el Miér Oct 10, 2012 9:49 pm

La melodía no dejaba de salir desde las profundidades de las entrañas del peliblanco y su ocarina mientras se gestaba su concierto en aquel lugar con los dos gennins como testigos y con el privilegio de estar en primera fila. No daba lugar a perderse siquiera una estrofa mientras los actores bailaban al compás del director de orquesta.

Los árboles finalmente estaban dejando de emerger desde el fondo de la tierra y ahora el jutsu estaba casi completo, el nuevo aspecto del lugar le daban una ventaja considerable a Ezreal ya que ahora él controlaba el campo de batalla. El gigante de negro se las arreglaba con dificultad para maniobrar entre tan poco espacio, no le quedó otra que comenzar a reparitir mangazos con su espada para intentar lograr cortar los gruesos troncos que no cedían ante la brutalidad de la bestia. Mientras ejecutaba su escape y utilizando su peso exagerado más que su fuerza se subió sobre uno de los troncos torcidos que tenía frente a él para elevarse y dar con Jackenz que lo esperaba en el árbol más próximo al que se había montado.

Un golpe fue lanzado por el demonio esperando conectar contra Ezreal quien se había distraído un tanto por el hecho de haber desviado su atención hacia Akeru y al demonio imitador que enfrentaba el joven pelinegro que había llevado a la captura del mismo bajo el poder de las ramas de su bosque. Para evitar el golpe de su oponente, tuvo que dar un salto hacia atrás que provocó que el clon fuese liberado debido a que para mantener ese jutsu se debe permanecer en el mismo lugar y al tener que evitar aquel golpe no había más que hacer por Akeru en lo que respectaba a tener cautivo a su retractor. El salto no fue en grandes proporciones, simplemente dio un salto hacia atrás para caer en uno de los árboles que se encontraba continuo al que estaba originalmente.

Ezreal tenía demasiado claro que si tan solo uno de esos puños lo alcanzaba con la fuerza más el peso que tenían, sería seguramente su final en aquel entrenamiento, batalla, prueba o lo que fuese. Al caer en su nuevo soporte, se dio cuenta que su oponente había cesado en su ataque y ahora había lanzado su gigantesca espada en dirección de su compañero que se encontraba en el aire sin posibilidad de escapar de la espada que se dirigía a toda velocidad hacia él. Para fortuna de Akeru, el último árbol del bosque de Ezreal se creaba entre él y la espada que ahora se clavaba en la dura corteza de este saltando trozos de madera por los alrededores. Un golpe de suerte para Akeru por parte de la naturaleza.

Algo faltaba en el escenario, una de las estrellas había abandonado el lugar y el telón aún no bajaba. El homólogo de Akeru dentro de la confusión por el humo provocado por el pelinegro que se disipaba y los ataques del gigante que trajeron como consecuencia su liberación, ahora no se le conocía su ubicación. ― ¿Donde está esa cosa? ― Pensaba Ezreal mientras Akeru se ponía de pie nuevamente y se escabullía entre los árboles ingresando en el bosque para ir en búsqueda de su compañero de sparring.

No fue necesario buscar demasiado.

El anteriormente enmascarado ahora revelaba parte de su rostro original, dejando de lado su copia casi perfecta de Akeru, a la vez que escalaba por los árboles con una velocidad y sigilo impresionante aprovechando que Ezreal se encontrba al descubierto para darle una estocada final que su gigante amigo no había podido lograr. ― Esa música... no para de sonar... el tipo no se ha movido a pesar de todo lo ocurrido. Con cada aceleración de la tonada los movimientos de los demonios se hacen más ágiles y letales....― Pensaba al estar parado sobre una alargada y gruesa rama del árbol más alto del bosque. ― Con que así func... ― y así su mente cesó en el análisis final del encuentro. Bajó su cabeza y mirada en dirección de su pecho y pudo observar como por su pecho unas garras salían desde su interior derramando sangre sobre la madera y unos pequeños borbotones salían desde los hoyos de su pecho. El silencioso asesino lo había alcanzado y nunca se había percatado de su presencia. A pesar de que se había movilizado por su propio bosque, aún sus poderes no estaban a un nivel de poder sentir todo lo que ocurría dentro de su perímetro. Usando su último esfuerzo realizó dos cadenas de sello seguidas a gran velocidad, esto le causaría la muerte o un desamayo. De todos modos la herida que tenía en el pecho era seguramente muy grave y si las garras eran removidas de seguro se desangraba. Aprovechando la cercanía que ahora tenía con el enmascarado, del interior del árbol en el que se encontraban dos ramas salieron y apresaron a ambos entrelazandose entre los dos de manera tal que la posibilidad de salir era imposible.

― Te... tengo... ― Exclamó botando por su boca una cantidad considerable de sangre. Estaba emocionado, la daba lo mismo perder su vida aquí, ahora... aunque fuese una prueba.. el hecho de llevarse la victoria lo llenaba de placer y alegría. Hace años no sentía un goce con alguna actividad que realizara. La segunda cadena de sellos que se mantenía en conjunto con la primera era para un segundo par de ramas que salían a los pies de Kuroi quien tocaba a gran velocidad su instrumento musical, cuyo concierto ya se encontraba en el In crescendo, para rápidamente subir por sus piernas hasta sus brazos, separándolos uno de otro para dejar caer la Ocarina al suelo y que finalmente... bajara el telón de la orquesta. Ahora había que esperar si su plan había funcionado, de todos modos.. no le quedaba mucho tiempo.

Movimientos:
• Mokuton: Ni Eda (Dos Ramas):
El suelo se agrieta y desde el interior crean dos bloques de madera que emergen desde el fondo para que atrapen a su enemigo tomándolo por sorpresa. Para mantener activa dicha técnica el ninja que lo ejecuta debe mantenerse en el mismo lugar mientras lo realiza, para compensar esto las ramas puedes ser dirigidas a libre voluntad del usuario mientras no se desplacen más allá de 4 metros que es el máximo posible de alcanzar por ellas.

sickjackeNz
Ninja Caído
Ninja Caído

Masculino

Senju

Ninjutsu

Doton Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 13/08/2012
Edad : 28
Localización : En un mundo por encima del de ustedes.

Tu ninja
Ryous: $250

Volver arriba Ir abajo

Re: Formando lazos necesarios... o no tantos.

Mensaje por Kyuketsuki Kuroi el Lun Oct 22, 2012 6:25 pm

El estruendo del filo de la espada impactando contra el tronco pudo ser audible a varios kilómetros de distancia. Aún así, el gigante negro no cesó su ataque y soltó la espada con una agilidad que a simple vista simulaba ser carente en la criatura, quien giró sobre su pie derecho para pasar por detrás del árbol dando un giro y a continuación asestar una patada en el Uchiha, la cual no pudo evadir. Tal fue la magnitud del golpe que el cuerpo de la chica se vio arrastrado varias decenas de metros por el suelo antes de que la fuerza de fricción le diera reposo.

En el instante de la patada, el más rápido de los dokis alcanzó al chico con aquel legendario Kekegenkai, el Senju. Sin embargo, el peso del apellido no fue rival para las garras de aquella criatura, las cuales se enterraron sin titubeos en el pecho del chico y le atravesaron de lado a lado. Heridos, Akeru con alguna fractura, Ezreal a punto de ahogarse con su propia sangre, los jóvenes no tenían oportunidad alguna de salvarse. O eso creía.

Dos ramas abrieron al suelo a los costados del vampiro y antes de que este pudiese apartarse le tomaron los brazos y se los separaron, finalizando así con la melodía. Pero aún así, continuaba el sonido de la ocarina del muchacho, cuyos ojos parecían engendrar la ira del demonio mismo. Pronto observó las ramas y hizo fuerza con sus brazos, destrozando sus ataduras a medida que las criaturas comenzaban a desaparecer.
Los ojos de Kuroi comenzaron a brillar con fuerza mientras la sangre seguía brotando del pecho y espalda de ezreal, y sin dar tiempo a cuestiones, el Shinobi se deshizo en cientos de murciélagos que comenzaron a revolotear por todos lados.

Fueron cuestión de segundos antes de que los murciélagos se arremolinaran al rededor de Ezreal y de Akeru, que permanecía en el suelo. Pronto, los murciélagos comenzaron a tomar distancia entre ellos en su revoloteo y crecieron de tamaño bruscamente, transformándose en formas amorfas que poco a poco tomaban un antropomorfismo hasta materializarse en el cuerpo del vampiro...o en realidad, cientos de cuerpos por todo el campo de batalla. Había al menos cuatro Kunais al rededor del cuello de Ezreal, proveniente de cuatro cuerpos de Kuroi que lo rodeaban sobre aquella ancha rama. A su alrededor, al menos cuarenta imágenes a distintas distancias apuntándole con senbons.
Al rededor de Akeru, yacían diez cuerpos que apuntaban con sus garras ninjas formando un círculo a su al rededor. Todos los Kurois parecían realmente irritados mientras observaban a los gennins que le habían encomendado.

- Me habéis desobedecido, habéis quebrantado mis reglas. Las reglas eran que debían luchar contra las criaturas, nunca os ordené nada de que me atacarais a mi. ¿Es que a caso tantas ganas tenían de morir como para romper mis reglas? - Maculaban todos los cuerpos al mismo tiempo, observando de forma amenazante a sus respectivos responsables, pero pronto, uno de ellos que se encontraba frente a Ezreal esbozó una sonrisa irónica. - Un buen ninja, es aquel que quiebra las reglas cuando la situación así lo requiere. Nunca dudéis en romperlas, pues mientras lo hagan, Boethiah, el dios del engaño y la traición los tendrá bajo su cuidado. No me habéis traicionado, quedáis aceptados como el equipo número uno de Otogakure - tronó la voz del peliblanco, y en ese momento, el cielo se oscureció completamente.

Dos enormes colmillos asomaron sobre el horizonte en el norte y el sur y pronto se cerraron con velocidad en el cielo, dejándolos a ambos en completa oscuridad, sin poder ver ni a Kuroi ni entre ellos. Pronto, ambos podrían divisar una luz a la distancia, luz que se acercó a ellos con gran velocidad y se aclaró con lentitud, permitiendoles ver con claridad nuevamente. El sonido de la ocarina continuaba, pero esta vez, ambos jóvenes se encontraban de pie uno al lado del otro, Akeru aún tenía su sopa en sus manos.
El vampiro se acercó a ellos con la misma serenidad con la que venía entrando y sonrió al verlos, pasando entre medio de ambos y siguiendo su dirección hacia la aldea. Ninguno tenía heridas, no había más árboles en el campo que el que había en un principio, aún así, Ezreal podría sentirse un poco atorado y Akeru con dolor muscular, pero nada más.

A espaldas de ellos, Kuroi proseguía su camino con una sonrisa, sin haberles dicho palabra alguna. Todo había sido una ilusión, ¿O a caso había sido real?...


Spoiler:
Gensō to tatakau: Esta técnica debe utilizarse sin dejar de tocar en ningún momento su instrumento. Este genjutsu le permite al usuario generar una pelea imaginaria con el oponente. De esta forma, ambos estarán luchando como si fuese una pelea normal, pero el sonido del instrumento del usuario será audible en todo momento. Cuatro turnos después de la activación de este jutsu, el genjutsu se desvanecerá y el oponente podrá apreciar que se encuentran en la misma posición y lugar que hacía 4 turnos anteriores, pero el oponente sentirá como real el cansancio que habrían generado los 4 turnos de batalla anteriores. Es una técnica que sirve para desgastar al oponente.

Todo fue una ilusión. :DDD
Perdón el retraso. XDDD
avatar
Kyuketsuki Kuroi
Ninja Caído
Ninja Caído

Otogakure

Masculino

Aldeano

Sin Clan

Genjutsu

Fuuton Mensajes : 415
Fecha de inscripción : 12/08/2012

Tu ninja
Ryous: $ 19000

Volver arriba Ir abajo

Re: Formando lazos necesarios... o no tantos.

Mensaje por sickjackeNz el Lun Oct 22, 2012 9:33 pm

¿Desde cuando se creía un héroe? Ahora resulta que de un tipo que le daba absolutamente lo mismo el resto, se había sacrificado por un sujeto que recién había conocido. Bah, que más daba. Al menos podría decir que hizo algo bueno durante su vida.

Una sensación le recorría el espinazo y no era por el hecho de tener garras atravesando su pecho, no. Era un hormigueo que le indicaba que todo estaba mal, algo que su mismísimo ADN le decía que algo faltaba en el rompecabezas. Entonces fue allí que se percató. Sus movimientos habían sido certeros y el joven peliblanco estaba atrapado, pero el sonido continuaba ¿Cómo era eso posible? Pues no lo era, independiente de que el sonido se mantuviera en el aire un par de segundos, no era lo suficiente para que no dejase de sonar y que su suposición no fuese la correcta, los demonios debían desaparecer al detener a Kuroi.

Como si fuesen varillas, las ramas que lo sujetaban, fueron quebradas por fuerza de un humano. Otro factor que era imposible, al menos en estas circunstancias. El cuerpo del peliblanco se desmaterializó en cientos de murciélagos para aparecer en cuerpos alrededor de Ezreal y Akeru.

Ya era claro, esto no era real. Era todo producto de la mente, eso era lo que sentía en su interior, gracias al poder que corría por sus venas. Palabras dando la aprobación a los presentes de su ingreso al equipo. No hubo un solo segundo que Ezreal no pensara pudiese fallar, después de todo, tenía algo que cumplir y cosas tan pequeñas no lo iban a detener.

― ¿Ahora qué haremos? ― Preguntó Ezreal al comprobar que todo había sido una ilusión y que desde el comienzo, quizás desde que puso un pie en el lugar y sintió por primera vez la música perforar sus oídos. ¿Cual había sido el objetivo de probarlos de esta manera tan teatral? Eso daba lo mismo en realidad, tan solo quería averiguar cual sería el siguiente paso a seguir, ya que era obvio que formar un equipo debía tener un objetivo más allá de hacer formar lazos necesarios... o no tanto.


sickjackeNz
Ninja Caído
Ninja Caído

Masculino

Senju

Ninjutsu

Doton Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 13/08/2012
Edad : 28
Localización : En un mundo por encima del de ustedes.

Tu ninja
Ryous: $250

Volver arriba Ir abajo

Re: Formando lazos necesarios... o no tantos.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.