¡Bienvenid@!

Bienvenid@ a Shinobi Sensu. Sé participante de una nueva era de conflictos que azotan el mundo shinobi desde finales de la Cuarta Guerra Ninja. Treinta años han pasado desde entonces y las alianzas ya no existen, mientras que Akatsuki emerge lentamente como la amenaza que fue en el pasado. Escoge tu aldea con cuidado y prepárate a pelear. La gran batalla está cerca...



¡Conectate!

Ingresa con tu nick, Nombre y Apellido, se admiten iniciales.

Kages y Líderes


Sin Información
Hokage | Vacante
Últimos temas
» Darker Than Black Rol | Nuevo Foro | Apertura | Elite
Vie Abr 19, 2013 9:49 pm por Invitado

» Misión D: Guardián del Suburbio
Jue Abr 18, 2013 4:33 pm por Enma

» Zero no Tsukaima (Afiliación élite)
Jue Abr 18, 2013 2:55 pm por Invitado

» Misiones: Adhal
Jue Abr 18, 2013 2:00 am por Bagashama Hiromi

» Taller Hourichi
Miér Abr 17, 2013 5:23 pm por Natsuki Horiuchi

» Misiones de Enma
Lun Abr 15, 2013 8:16 pm por Oni Shiro

» Una vez más... sólo que esta vez será breve. (?)
Dom Abr 14, 2013 3:50 pm por Natsuki Horiuchi

» Armas y equipo de Natsuki Horiuchi
Dom Abr 14, 2013 6:18 am por Natsuki Horiuchi

» Tienda de Armas
Dom Abr 14, 2013 5:51 am por Natsuki Horiuchi

» Taller Marionetista y Destilería: Adhal
Dom Abr 14, 2013 3:40 am por Adhal




Afiliados Élite















Créditos&Copyright

Skin diseñado por Skaôi de SourceCode con gráficos de Yūutsu-fū y edición de Gensô Dokuhebi. - Slideshow de PYRITE WOLF.--------------------- Tablillas de RANMA.----------- Skin aplicada el 20/12/12.------------- ---------- Gracias a los diseñadores de SourceCode por permitirnos hacer uso de su trabajo.

El rayo de la oscuridad.

Ir abajo

El rayo de la oscuridad.

Mensaje por Raijükishin Hideyoshi el Jue Ago 30, 2012 9:18 pm

[103 lineas de 100]

¿Alguna vez habéis tenido esa sensación de tener la sensación de ser un completo fracasado? Era el día en la academia en que se suponía que debían pasar a ser ninjas en ese mundo en el que él había intentado luchar, un mundo que por lo visto se le cerraba poco a poco a la hora de hacer cualquier cosa, para lo único que era bueno era para las transformaciones y para los kawarimi, aunque estos últimos eran demasiado mediocres como para poder decir que sabía hacerlos, sin duda había estado atento a las clases y a las explicaciones del profesor en la academia, al igual que ante sus padres, que le habían ayudado para aquél día, pero había fracasado, y lo había hecho con una nota tan baja que le daba miedo salir de la academia para enfrentar a sus padres quienes tantas esperanzas tenían puestas en él para que se convirtiese en ninja, en la próxima cabeza de la familia Raijükishin, pero parecía que habían puesto demasiadas esperanzas en él, tantas que las había tirado por la borda sin quererlo.

-Mañana, que los nuevos Gennins se reúnan en la clase A-23 para explicar en que va a consistir los trabajos que vais a tener hasta que muráis en el intento de realizarlos.- Hideyoshi había escuchado claramente aquellas palabras, pero para él no eran nada, o se suponía puesto que a él no lo habían incluido para la lista de Gennins, su sangre hervía dentro de su cuerpo, era rabia, no se trataba de rabia hacia sí mismo, ni rabia hacia las copias deformes que había realizado sobre sí mismo, ni siquiera hacia el profesor, era una rabia de lo más irracional lo que se había apoderado de cada fibra de su ser, los rayos empezaron a salir de su cuerpo, primero de una forma leve, pero que estaba haciendo que los metales del pasillo empezasen a temblar y a tirar de las telas hasta que un rayo salió del cuerpo de Hideyoshi hacia el otro extremo del pasillo, haciendo que la pared del mismo quedase con un agujero en el mismo.

Los Jounnin lo miraron asombrados por lo que había hecho, no es que fuese un inútil en el ninjutsu, es que el ninjutsu básico no se adaptaba a él, ya lo habían visto antes en alguna ocasión, pero nunca habían podido vivirlo con ninguno de sus alumnos. -Raijükishin, entra al aula.- Hideyoshi parecía que había reaccionado con ello, puesto que pese a los jadeos que estaba emitiendo por el esfuerzo y la rabia desplegada había logrado calmarse, tal vez incluso por suerte dado que los alumnos de aquél pasillo apenas si habían podido evitar aquél rayo, de todas formas, era algo que ni le importaba al joven, ellos estaban mejor preparados que él por lo que podía ver y había oído de los profesores de la academia, así que, ¿Qué más daba? Que lo esquivasen y ya está, eran ninjas por algo.

Al entrar pudo ver a los cinco profesores de las distintas clases, mirándole fijamente. -Creo que tras tu despliegue de rabia, ha quedado bastante claro que tienes bastante talento latente en ti, desperdiciarlo sería un error por nuestra parte.- Dijo uno de los Jounnin mientras le pasaba una bandana de Oto a Hideyoshi, este la cogió en el aire, aunque en cierto modo estaba aún algo cabreado, pero al menos había conseguido lo que había ido a hacer allí, había logrado convertirse en un ninja, no es que le hiciese ilusión por el hecho de que ahora tenía un trabajo y que con él podría ganar dinero, de hecho, por como lo había conseguido casi que prefería no tener dicha bandana, no creía que se la mereciese. Pero allá ellos.

Al salir, pudo ver la linea que había dejado el rayo hasta la pared, casi como si hubiese sido cortado, al menos ya sabía con certeza que su elemento era el raiton como el de su padre, quien por cierto le estaba esperando junto a su madre en el salón de su casa, ambos tranquilamente sentados hablando de algo que no pudo oir debido a como cerró la puerta. -¿Lo has logrado?- Dijo su padre desde el comedor, con una voz de "hayas aprobado o no da lo mismo" Hideyoshi se dejó caer en un sillón que había delante de ellos y sin decir nada les enseñó la bandana, aunque cuando la fue a dejar en la mesa se sorprendió que esta volvía a su mano casi de forma inmediata, como si su piel fuese un imán para la misma. Entonces pudo escuchar una ligera risa por parte de su madre.

-Es igual a tu abuelo, ¿No crees?- Dijo su madre mirando a su padre con una mirada un tanto cómplice, siempre con aquella forma de hablar que le dejaba con la curiosidad al joven pero que tan bien había aprendido a ignorar con el tiempo.

-Lo cierto es que si.- Dijo su padre, para luego ser observado por el mismo con detenimiento. No sabía porqué, pero a Hideyoshi aquello le gustaba poco o nada. -Quita esa cara de desconfianza anda.- Le dijo su pare mientras se levantaba y se dirigía hacia uno de los muebles de la casa, encima habían dos guantes perfectamente colocados, ambos de color blanco con detalles dorados hechos de láminas, por el gesto de su padre podía presuponer que pesaban. -Estos guantes se ha estado pasando de generación en generación, de padre a hijo cuando este pasaba a ser un ninja hecho y derecho como eres tú hoy y ahora, así que, estos guantes te pertenecen, tal vez te lleves una sorpresa con ellos.- Dijo dejándoselo en la mesa a Hideyoshi...Algo de aquellos guantes le atraía...

Como con miedo, alargó su mano para cogerlos y cuando se los ajustó, por alguna razón se le hicieron además de cómodos, muy ligeros, y no solo eso, podía notar la energía de su cuerpo fluir libremente por sus manos como si aquellos guantes fuesen una forma de desbloquear en él una sensación de bienestar continuo.

-Normalmente, esta armadura reaccionaba ante el cabecilla de la familia Raijükishin, pero tu abuelo y yo no hemos sido capaces de hacerla reaccionar, por lo visto es porque no tenemos lo que hace falta para hacerlo.- Comentó su padre con una sonrisa, así que lo que hacía falta, lo cierto es que no sabía que era, pero pensaría en ello, por lo pronto no se iba a quitar aquellos guantes en sí, se le habían hecho muy cómodos y casi podía sentir que su chakra se extendía hasta el último centímetro de acero de los mismos, al cerrar el puño pudo notar una descarga eléctrica que recorrió todo su cuerpo, como si hubiese presionado un interruptor, rápidamente se levantó como si fuese una especie de muelle lo que tenía en las piernas para luego empezar a ser rodeado por pura energía. -Y parece que contigo reviven nuestras técnicas.- Dijo con una sonrisa su padre.

Pero Hideyoshi no estaba sonriendo, estaba siendo invadido por un malestar general mientras notaba como los guantes escalaban por su cuerpo poco a poco, al principio se separaron de sus brazos y se quedaron levitando, soltando ligeros chispazos de color dorado, para luego empezar a ser rodeado totalmente por dichos guantes, y es que aquellos no eran unos guantes cualquieras, no, estaban transformándose en una armadura de cuerpo completo, era extraño que todo aquél acero quedase escondido debajo de los guantes, pero eso explicaría lo pesados que eran para su padre puesto que él no podía usar las técnicas Raijükishin que por cierto ni siquiera sabía cuales eran. -No lo entiendo, ¿Qué técnicas?- Preguntó Hide sin saber bien a qué se refería su padre, las técnicas que habían revivido en él no podían ser muy buenas, después de todo era alguien que había suspendido en lo básico en la academia.

-Se dice, que mi bisabuelo era capaz de alterar las moléculas de los metales para hacer que las cosas fuesen magnéticas, mi abuelo también era capaz, pero su habilidad era mala, decía siempre que su sangre era débil. Mi padre directamente no era capaz de usar dichas técnicas al igual que yo, pero todos hemos compartido algo.- Dijo mientras hacía unos sellos que ni comprendió y elevó su mano haciendo que un rayo apareciese en la palma de esta, para luego simplemente desaparecer de la misma. -Todos los varones hemos tenido el don del rayo en nuestro chakra .-

-Aunque hubiese preferido que hubieses tenido otro elemento.- Dijo su madre quien había permanecido escalofriantemente tranquila ante lo que había pasado delante de ella. -Siempre me ha parecido una energía demasiado poco controlable.- Dijo ganándose una rara mirada de su padre, Hideyoshi no lo había entendido del todo, pero le daba lo mismo a aquellas alturas, el peso de aquella armadura sobre sus hombros era algo que no iba a olvidar nunca, porque ya no era simplemente Hideyoshi, sino que además estaba siguiendo una tradición que había estado perdida durante dos generaciones completas en su familia y ahora se sentía con la responsabilidad de encontrar los secretos de la misma para poder ser un shinobi completo.

Los primeros movimientos con dicha armadura no le fueron muy bien, como apenas había logrado asimilar a aquella sensación, no era capaz de controlar bien sus movimientos, fue lento aquello de andar, su padre y su madre le miraban como si estuviesen viendo en él las esperanzas que habían podido perder los de su familia ante aquella armadura generación tras generación, podía sentir el acero, pese a que no estuviese pegado a su cuerpo, podía decir que cada milímetro de aquella armadura estaba despegada de su cuerpo, ligeramente suspendida en el aire y que los adornos estaban moviéndose de arriba a abajo, definitivamente, nunca le había gustado tanto su apellido como en aquellos momentos le estaba gustando. A partir de ese momento, él mismo llevaría con honor aquella armadura para cumplir con su propósito, podía hasta sentir los sueños de sus antiguos dueños, y él lucharía para mantener esos sueños vivos.
avatar
Raijükishin Hideyoshi
Chunnin
Chunnin

Otogakure

Masculino

Aldeano

Sin Clan

Ninjutsu

Raiton Mensajes : 113
Fecha de inscripción : 10/08/2012
Edad : 27
Localización : In Asylum.

Tu ninja
Ryous: $250

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.